Bebidas Alcoholicas

Tomar dos cucharadas de aceite o un yogurt antes de ingerir bebidas alcoholicas no evita la embriaguez. Tampoco es cierto que la resaca desaparezca bebiendo zumo de tomate o desayunando cerveza. Y mucho menos corriendo para “sudar” las copas de más que hemos ingerido, ya que más del 90% del alcohol que consumimos se metaboliza a través del hígado.

Otra errónea creencia popular consiste en afirmar que cada vez que bebemos alcohol un puñado de neuronas muere. Después de beber nuestro cerebro empieza a consumir productos de la degradación del alcohol en vez de glucosa y cambia su actividad, lo que explica que perdamos reflejos o la desinhibición. Químicamente disminuyen sustancias como la creatina, implicada en la obtención y gestión de energía, y la colina, componente de la membrana celular. Pero al día siguiente todo vuelve a la normalidad, lo que implica que los cambios son reversibles.

No hay diferencias en el cerebro de hombres y mujeres tras consumir la misma cantidad de alcohol: a todos se nos sube por igual a la cabeza. Pero existe manera de evitarlo con suplementos que ayudan a proteger tu hígado, reduciendo los efecto de la resaca.

Adquierelo ingresando a http://www.mallontv.com , http://abeemed.mallontv.com , http://blog.mallontv.com , http://blog.abeemed.com , http://bioxtron.mallontv.com , http://blog.bioxtron.com http://blog.bioxtron.net , http://blog.hidroxol.com , http://blog.prostamaxduo.com

CHARDON