El estrés crónico puede generar un aumento de peso

Ante una situación de estrés crónico, se disparan los niveles de cortisol en el organismo y esto genera un aumento de peso.

Nuestro organismo produce cortisol ante situaciones de emergencia para ayudarnos a enfrentar los problemas y su impacto en el metabolismo es muy importante. El cortisol es conocido como la hormona del estrés.

Cuando el organismo está sometido ante una situación de estrés crónico, se disparan los niveles de cortisol en el organismo y al ser el único que provee glucosa del cerebro tratara de conseguirla por distintas vías: proteínas musculares, ácidos grasos, destruyendo los tejidos y cerrando la entrada de glucosa a los tejidos.

Cuando sucede esto, todas las funciones anabólicas de recuperación, creación y renovación de los tejidos se paralizan y el organismo cambial al metabolismocatabólico para resolver esa situación.

Algunos de los síntomas de niveles elevados de cortisol son:

1.       Cambios de comportamiento

2.       Irritabilidad constante, falta de sentido de humor

3.       Ganas de llorar

4.       Cansancio permanente

5.       Dolores de cabeza

6.       Palpitaciones

7.       Gula desmesurada

8.       Estreñimiento

9.       Interrupción de la menstruación

Como controlar el cortisol:

No es sencillo de controlarlo, pero existen varias pautas que te pueden ayudar a mantener los niveles de cortisol adecuados:

1.       Ingerir los nutrientes necesarios, los puedes complementar con suplementos alimenticios naturales.

2.       Consumir huevo, leche y cereales integrales.

3.       Evitar el consumo de bebidas que te aceleren como el café, refrescos y alcohol.

4.       Eliminar los edulcorantes artificiales.

5.       Es muy importante dormir 8 horas.

6.       Puedes practicar ejercicios de relajación como el yoga.

7.       Implementar técnicas de respiración.

Y ahora, ¿Por qué engorda el estrés?

Bueno, el cortisol provoca el aumento de insulina en nuestro organismo y la elevación de estos niveles desencadena un aumento de apetito. Esta forma de comer favorece el almacenamiento de grasa, generando altos niveles de sustancias que inflaman el hígado.

Además, el cerebro también se ve afectado, pues al intentar aliviar el estrés con comida, activamos el centro de recompensa del mismo. Por ejemplo comer una hamburguesa o un helado nos crea esa sensación de bienestar, pero una vez haya pasado ese efecto sentimos que debemos consumir más y más de esos alimentos, que supuestamente nos relajan.

Por ello, es muy importante saber cómo manejar el estrés y conocer la forma en como nuestras emociones se ven afectadas y estimulan ese deseo por comer, de esta manera desarrollaremos planes que nos ayuden a alimentarnos mejor y a evitar ganar esos kilos de más que pueden ocasionarnos mucho daño.

Por las noches antes de ir a dormir te recomendamos ingerir una taza de té, si es natural mucho mejor, de esta manera dormirás mejor quitándote la ansiedad del estrés.

http://www.mallontv.com/

estres_cronico

Leave a Comment